El alcoholismo

Rasgos principales

Rasgos muy generales de personas alcohólicas:

  • Mayor irritabilidad que la población general.
  • Cambios bruscos de humor.
  • Ansiedad por beber.
  • Culpabilidad por haber bebido.
  • Personalidad disfórica que acaba en celopatias.
  • Inseguridad, desgana y despreocupación.
  • Reiterativo y falta de sinceridad.
  • Desajuste emocional y desazón interna.
  • Conflictos neurológicos.
  • Trastornos de carácter.
  • Falta de maduración.
  • Depresión y sentimientos de desesperanza.
  • Soledad y vacío interior.
  • Egocentrismo, hipersensibilidad.
  • Escasa tolerancia a la frustración.
  • Conductas pasivas en situaciones críticas.
  • Miedo al fracaso.
  • Sentimientos de inferioridad y timidez.
  • Idealismo excesivo, lejos de la realidad.
  • Conformidad con el grupo -muy importante en los jóvenes-.
  • Inmadurez afectiva.
  • Inmadurez emocional.
  • Pasividad y dependencia.
  • Depresión y ansiedad.
  • Actitud amistosa superficial.

Efectos de la droga-alcohol

agas el sur

Tipos de alcoholismo


Hay diferentes tipos de alcohólicos:


El alcohólico de diario. Que es aquel que necesita consumir todos los días para poder funcionar a lo largo del día.
El alcohólico intermitente. Que es aquel que tiene la necesidad de ingerir alcohol cada cierto tiempo, pero que ha adquirido la dependencia.


El alcohólico de fin de semana. Muy corriente en la actualidad sobre todo en la gente mas joven, ya que su única intención cuando salen los fines de semana es consumir alcohol.
Por lo tanto hay que tener muy claro que el alcoholismo es una enfermedad, reconocida por la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) aunque en nuestro país solo algunas comunidades lo consideran como tal.

Consecuencias en la familia

Las consecuencias que padece una familia donde una persona es alcohólica, son bastante conflictivas.

Los hijos, si están en edades donde se dan cuenta del problema, uno de los primeros pasos que dan es del alejamiento del enfermo, bien porque pueda existir agresividad tanto física como verbal o bien por la falta de afectividad y dialogo entre el enfermo y sus hijos. En la mayoría de los casos incluso suelen sentir vergüenza sobre todo cuando se encuentran en sociedad (con sus amigos). También en muchos casos sienten miedo a los acontecimientos que puedan ocurrir en la propia casa cuando el padre llega borracho.

En el conyugue la convivencia con un enfermo alcohólico suele trastornarlo/a psíquicamente y convertirlo/a en una enfermo/a codependiente.

El familiar al igual que los hijos lo primero que suele sentir ante el enfermo es el rechazo, también crea un estado de desamor y un ambiente conflictivo, donde cada miembro de la familia actúa por su cuenta sin tener en consideración a los demás, sobre todo el alcohólico, que solo se preocupa de tener dinero para poder seguir bebiendo. Se producen innumerables problemas, afectivos, económicos, sociales, etc..

Pero existiendo todos estos problemas que hemos comentado, los conyugues de los alcohólicos, suelen empujarlos y apoyarlos para acudir a los servicios médicos así, como a esta u otras asociaciones en un 80% de los casos.


Agas el sur

Locales Asociaciones

C/ Álvaro de Bazán, 12
28902 Getafe MADRID
916 838 915 / 600 787 559

 

Envianos un email